Ellos pusieron la elegancia, la dulzura y el amor… El resto fue pan comido. Marty y Enrique me comentaron su deseo de realizar esta sesión en algún punto de la provincia de Almería y rápidamente me acordé de mi rincón favorito: el Desierto y a ellos les pareció buena idea. Es un escenario inigualable lleno de paz. La luz en este punto geográfico es inmejorable,  sencillamente mágica y el paisaje, casi lunar, nos invita a perdernos.
Esta sesión no estuvo exenta de sorpresas, pero eso es algo que descubriréis más adelante… Ahora os dejo con esta bella pareja.

MJ1_5262MJ0_3317MJ2_3127MJ1_5267MJ1_5324MJ1_5333MJ1_5306MJ1_5552MJ1_5362MJ1_5297MJ0_3222
MJ1_5385MJ1_5482MJ1_5463MJ1_5585MJ1_5614MJ1_5627MJ0_3704MJ1_5703MJ0_3524MJ0_3424MJ0_3527MJ0_3548MJ1_5563MJ0_3643MJ2_3322MJ0_3834MJ2_3422MJ0_3825MJ0_3844MJ0_3894MJ2_3439MJ0_3941MJ0_4030-2MJ2_3500

Deja un comentario