Es imprescindible remarcar que, en fotografía, cada instante es irrepetible y en lo que a fotografía de boda se refiere esta es la clave para captar cada instante desde fuera, sin intervenir en la escena, sin maquillar nada, para que no pierda su esencia. En un día ya de por sí idílico no hay que poner nada más, simplemente estar ahí e intentar ser fiel a la belleza natural del momento.

El reportaje de boda es algo único, los recuerdos que tengáis dentro de muchos años de ese día dependerán en gran parte de este trabajo y es por eso que me gusta hacerlo de la forma más sencilla, con luz natural (siempre que se pueda), con escenarios de naturaleza a ser posible… todo lo que ayude a mostraros tal y como sois, lejos de poses y artificios.

Maria_Juandelacruz_01

Consejos:

Cuando decides dar un paso tan importante como el de casarte deseas compartirlo con las personas que quieres y hacerlo de la manera más especial posible. Parte de ese compartir recae sobre nosotros, los fotógrafos y videógrafos de boda, encargados de narrar vuestra historia de la manera más fiel a la realidad.

De vuestra implicación personal y sentimental en todo el proceso de la boda dependerá el resultado (desde que os declaráis hasta que termina la fiesta) y según os mostréis así seréis plasmados. Para mi forma de trabajar es imprescindible que haya una confianza, una entrega mutua, algo especial. Es por eso que os pido que os sentéis y me escribáis con calma, me contéis vuestra historia, me mandéis fotos vuestras… todo ello me ayudará a conoceros mejor, vuestros gustos, vuestra sensibilidad, vuestra implicación… Esto es básico.

A mi modo de ver, el fotógrafo/a (más aun el día de una boda) debe ser alguien con quien vosotros queréis compartir esos recuerdos, no solo como profesional si no también como un invitado más, un amigo/a. Solo a través de esa confianza se puede narrar una historia sin interferir en ella, fielmente… eso es lo que la hace bella. Algo imprescindible para que se cree esta magia es la Preboda, pero hablaremos de ella más tarde.

maria juan de la cruz

Preparativos:

Cuando los novios deciden vestirse en sus casas se crea un ambiente de tensión propio de los nervios del día, por no hablar de la cantidad de personas que allí se pueden reunir para presenciar ese momento y  os garantizo que, aunque os apetezca estar con ellos, esto no ayuda en un día de tanto estrés. Mi consejo más importante para vuestro gran día es que os vistáis en un hotel, si es posible ambos en el mismo (en diferentes habitaciones) para evitar problemas desajustes horarios provocados por el tráfico u otros factores externos. De este modo os ahorraréis desagradables momentos que vienen dados por los nervios y las prisas no solo vuestros si no de vuestros familiares que, aunque con cariño, no siempre saben manejar estas situaciones con calma. También comentaros que a veces es imposible hacer las dos localizaciones (casas)  antes de la boda por distancia entre ellas y de hacerlas, eso os obligará a vestiros varias horas antes del enlace, lo cual aportará aun más tensión y es algo innecesario.  

Lo ideal es que os acompañen una o dos personas en vuestros preparativos. Buscad una bonita habitación de hotel, poned música relajante, tomad un buen baño y disfrutad de cada instante. ¡Es vuestro día!

La Preboda:

El día de la boda es un día de nervios, carreras contra reloj, prisas… Para que la fotografía no sea un motivo más de estrés en todo esto es imprescindible conocernos antes de ése momento y la mejor manera, sin duda alguna, es hacer una sesión de Preboda, que ofrezco a cada pareja. Este día lo pasaremos paseando (preferiblemente por el campo o la playa, es el mejor ambiente para que no sintáis el agobio de la ciudad y la gente y estéis, así, más relajados). Iremos charlando, conociendo vuestros gustos y preferencias mientras se va haciendo el reportaje de Preboda de una forma relajada y sin poses ni artificios, dejando que seáis vosotros mismos. Es impresionante el cambio que se produce en la actitud ante la cámara el día de la boda habiendo hecho este reportaje previo, las parejas están siempre más relajadas, confiadas y deshinibidas  y eso se traduce en mejores y más bellas imágenes de vuestro gran día.

MJ1_5385

La Postboda:

Es la mejor forma de que no se quede nada en el tintero. La Postboda consiste en una sesión posterior al día del enlace, normalmente tras el viaje de novios, o durante el mismo (pincha aquí para ver un ejemplo). En ella se realiza una sesión en exterior con la pareja vestida con sus trajes de boda. La confianza generada tras la Preboda y la Boda hace que este reportaje va siempre sobre ruedas ya que, a estas alturas, la vergüenza y los recatos están más que superados y ya no hablamos entre profesionales y clientes sino entre amigos..

Para terminar:

En lo que al día de la boda se refiere… ¡relajaos y disfrutad! haced lo posible por olvidar los detalles minúsculos que os rodean y centraos en lo que realmente estáis viviendo. Será un momento único en vuestras vidas y pasará muy rápido.

Es Vuestra Boda, ¡vividla!.

Gracias por tener en cuenta estos consejos y dedicarles vuestro tiempo.